Rincón

ZEN

Spa para el alma

REFLEXOLOGIA

PENDULO HEBREO

MEDITACION

NUMEROLOGIA

INFORME NUMEROLOGICO

TAROT

SINCRONARIO  MAYA

SISTEMA  KARUNA

SISTEMA  TERA MAI

Seguinos en las redes!

  • Facebook icono social
  • Twitter Social Icon
  • Icono social Instagram
Envianos tu consulta por whatsapp!
154-980-1624
Av. Independencia 4062, Cap. Fed. Argentina

Rincon Zen - 2012 - 2019

  • Marina

El robo de energía del que nadie habla


Robo de energía

Muchos hemos oído hablar y sobre todo quienes estamos en el trabajo con la energía, de los famosos vampiros energéticos. Personas con baja vibración que al estar cerca nuestro, absorben en forma inconsciente y sin mala intención (en la mayoría de los casos) nuestra vibra. Sobre cómo protegernos y evitar que nos drenen hay mucha información y ya haremos notas al respecto. Pero en este caso queremos hablar sobre el robo de energía que todos, en mayor o menos grado, hacemos a diario. El objetivo de este post no es juzgar a nadie, al contrario, la idea es sembrar conciencia y ser más responsables con nosotros mismos.


Todos estaremos de acuerdo que la piratería actual (descarga ilegal de películas y música) es robo, sutil, pero robo al fin. Pero hay otras formas de robo más sutiles pero tan frecuentes que pasan totalmente desapercibidos hasta que lo empezamos a ver.


La mentira


La mentira es robo. Le robamos el derecho al otro de saber la verdad. Desde mentir en el trabajo para faltar cuando no hay un motivo valedero (con consecuencias para los compañeros que trabajarán más en el reemplazo nuestro, y para la empresa) hasta la mentira a nuestra pareja o familia, con el fin de ocultar algo que a los ojos del otro no será bien recibido. Queremos evitar tener un mal momento y por eso preferimos sustraer el derecho a la verdad.


El plagio


Cuando imitamos, copiamos y lo hacemos pasar por propio, no sólo le estamos robando al autor, sino que además, estamos estafando a quienes creen que ese contenido es nuestro. Hace unos años atrás, me sucedió que alguien copió integramente mi sitio web, copiando sin cambiar una coma, mi historia personal de cómo llegué a conocer Reiki. La víctima de ese robo de energía no solamente fui yo, sino todas aquellas personas que creyeron que el relato era de la otra persona y en consecuencia, acudieron a sus cursos/sesiones creyendo en una historia que no era tal. Es una sutil y seguramente no mal intencionada forma de estafa, hecha desde una posible ignorancia espiritual.


El incumplimiento


Robo de tiempo, otra forma de robar energía

Cuando quedamos con un amigo en juntarnos a cenar, o tomar mate, y luego no nos dan ganas de ir, y ni siquiera avisamos o lo hacemos a último momento, mintiendo además con alguna excusa, como que de verdad queríamos ir, pero surgió algo imprevisto, estamos robando el tiempo y las ilusiones de la otra persona que de buena fe se predispuso para el encuentro.


Cuando hacemos una cita con el médico después de esperar un mes el turno, pero por algún imprevisto ni siquiera avisamos, estamos robando el tiempo del profesional y le estamos sacando el lugar a otra persona que también necesitaba el turno, además que probablemente no cobre el valor de ese turno por parte de la obra social o prepaga.


Esto es algo que sufrimos mucho también quienes trabajamos por nuestra cuenta, sean sesiones o cursos. Más de una vez nos han dejado plantados con manuales impresos, refrigerio y sobre todo las ganas de enseñar y no han avisado. Es un robo sutil de tiempo, ilusiones, esfuerzo, y que el lugar vacante no se pudo trasladar a otra persona, perdiendo también, dinero.


Nadie está exento de tener un percance, imprevistos, problemas de salud, por supuesto! pero en pleno siglo XXI con todas las herramientas de comunicación al alcance de la mano, casi no hay excusas válidas para no avisar y ser honestos.


Sé que el tema puede parecer polémico, porque todos, de una manera u otra, sabemos que estas cosas suceden, las hacemos y las naturalizamos y nos excusamos que vivimos a mil, con muchas actividades por realizar, chicos, escuela, familia, trabajo, cuentas, problemas, etc. Pero si estamos en el camino del autoconocimiento, hay un momento en que no podemos hacernos más los tontos, y si lo hacemos, entonces vamos a terminar recibiendo lo mismo que damos. Es hora de dejar de ver a los vampiros afuera, y mirar para adentro. Si lo hacemos, la recompensa será enorme.


Marina